CIPAL apoya el proyecto de implantación de nuevas tuberías que suministran agua en la principal red de abastecimiento de agua de nuestro municipio, con el requisito de incluir en la redacción del proyecto un informe claro y conciso sobre la gestión de residuos que se va a llevar a cabo.
Las tuberías que quedarán en desuso y por tanto considerado como residuo están fabricadas con amianto, material clasificado como muy peligroso para la salud y el medio ambiente.
Desde Cipal queremos asegurarnos de que, independientemente del partido que gobierne, se hará lo máximo posible para llevar a cabo una gestión impecable desde el punto de vista medioambiental.
Actualmente, en un proyecto valorado en más de 1.500.000,-€, el presupuesto dedicado a la gestión de residuos es de 1.800,-€. Claramente, algo falla.

(111 Posts)