Cipal reclama al equipo de gobierno una mayor implicación social e interés en la resolución de los problemas de ocupación ilegal de viviendas.

Una urbanización en la zona de Las Mimosas, en la sierra de Altea, lleva durante un tiempo siendo ocupada por diversas familias. Esto lleva consigo un gran problema de salubridad por la suciedad acumulada, además del exceso de ocupación de la vía pública por numerosos coches que utilizan para llevar a cabo comercio ilegal de bebidas por las playas de nuestra comarca.
Representantes de los vecinos fueron a hablar personalmente con la concejala Inma Orozco y les prometió tomar cartas en el asunto. Dos meses después nos informan que “las familias ocupantes pasaron por el Ayuntamiento comunicando su intención de marcharse en breve”y desde CIPAL informamos de esta buena noticia a los vecinos afectados. Una semana después, hoy 18/08, preguntamos en comisiones cómo está el tema y el concejal de seguridad nos informa de que “sólo una pareja ha decidido abandonar la ocupación y que el resto se ha empadronado en las viviendas ocupadas”
Pedimos que se nos traslade toda la información sobre este asunto, bancos responsables, actuaciones previstas desde el ayuntamiento, etc… y con gran asombro por nuestra parte se nos dice desde las concejalías competentes que “no tienen ni idea” en palabras textuales.
Desde CIPAL pensamos que el ayuntamiento finalmente es responsable del bienestar de todos sus ciudadanos, y que a pesar de tratarse de un asunto entre entidades bancarias y propietarios, debe tomar partido y al menos estar informados para poder comunicar a los vecinos afectados de cómo se están sucediendo los acontecimientos que les están haciendo la vida imposible. Por otra parte es necesario abrir un programa social para los ocupantes de las viviendas, entre los cuales sabemos que se encuentran numerosos bebes y niñ@s, muchos de ellos sin escolarizar.

(64 Posts)