Cipal recrimina al equipo de gobierno sus incumplimientos en cuanto al refugio de animales

En última legislatura, CIPAL encontró con gran dificultad, un espacio a rehabilitar, muy adecuado para poder poner en marcha un refugio para gatos y perros para el municipio de Altea. Se iniciaron las obras en el último año de legislatura y dejamos el proyecto a falta de ejecutar una segunda intervención. Los permisos por parte de las administraciones necesarios estaban tramitados y aprobados. Restaba la solicitud de declaración de núcleo zoológico, que solo se podía solicitar una vez terminadas las obras y que normalmente no conlleva ninguna dificultad. Con esto queremos dejar claro, que el trabajo principal estaba hecho. Actualmente la situación es que desde el ayuntamiento de Altea se está pagando un alquiler mensual por un espacio que no se está utilizando y estamos pagando más de 30.000€ anuales a un servicio externo y un sueldo mensual a una persona, para que se retiren los animales abandonados de las calles de nuestro municipio. Estamos desesperados porque no entendemos porque se nos promete desde el equipo de gobierno, a las asociaciones y animalistas alteanos, que se va a habilitar el refugio para que Altea por fin disponga de un lugar digno para albergar de forma transitoria a los perros y gatos abandonados. Sabemos de primera mano que muchos miembros de las distintas asociaciones estarían dispuestos a colaborar como voluntarios en el refugio y que harían una labor muy importante como canales de adopción. Pero actualmente la situación para las asociaciones de Altea es crítica y conlleva un esfuerzo personal en todos los sentidos que no es justo. Creemos que al menos se merecen un espacio digno cómo prometían todos los partidos políticos en sus campañas electorales.

(67 Posts)