La guardería abre sus puertas con unos horarios que impide la conciliación laboral de las familias

El próximo 26 de octubre abrirá sus puertas la Escoleta Mini-Món, la primera guardería pública de Altea. No podemos más que alegrarnos por ello. Pero desde CIPAL hemos podido hablar con algunas madres y padres interesados en hacer uso del nuevo servicio de guardería, que muy sorprendidos nos han expresado su tristeza y malestar.
En primer lugar, la nueva guardería tendrá un horario de jornada partida, de 9.00 a 12.00 horas y por la tarde de 15.00 a 17.00 horas. Este horario es fijo, incluso nos aseguraron que ya habían sido avisados de si su intención era no llevarles algunas tardes, se abriría expediente y la niña o el niño podría perder su plaza. Y desde CIPAL nos preguntamos, ¿porque teniendo instaurada la jornada continua en los 5 colegios alteanos y sabiendo desde hace tiempo suficiente la apertura de la guardería infantil, no se ha solicitado que el servicio de este nuevo centro se adecue a la jornada continua?
“Yo cómo madre puedo ponerme en la piel de las familias que tengan más de un niño o niña en casa con horarios completamente distintos, es decir tendrán un hijo que puede salir a las 14.00, a las 15.30 o a las 17.00 de clase, y su bebe a las 12.00 o a las 17.00. Tenemos dos opciones o se le recoge a las 12.00 o a las 17.00 y señores y señoras, ¡es imposible estar en 2 sitios a la vez! O por otro lado puede que algunas mamas y papas prefieran que su bebe de 0 a 3 años no se pase 8 horas en la guardería porque puedan considerar que son demasiadas horas para que un ser tan pequeño este alejado de sus seres queridos. Sobre todo para las mamas que se decanten por un tipo de crianza basada en la lactancia natural. O también se podría dar el caso que se tenga necesidad de hacer este uso algún día suelto, pero que otros días se disponga de la ayuda de familiares cercanos, o que el horario laboral de alguno de los familiares sea variable y pueda recoger al bebe más temprano algunos días, o, o, o….Esto sería conciliar, lo demás es favorecer esta cultura consumista y no mirar por el bien de las familias y sobre todo de los bebes.
En segundo lugar el uso del comedor tampoco será flexible, o se utiliza todos los días, o no se podrá hacer uso de él. Nuevamente vamos hacia atrás cómo los caracoles. En cualquier colegio de nuestro municipio podemos avisar la misma mañana, si nuestros hijos e hijas harán uso del servicio ese día. Una solución magnifica que facilita la vida a todas las familias. Pero la nueva guardería está pensada desde una gestión anticuada y cómo ya he dicho, poco conciliadora.
¿Yo me pregunto, hay alguien que está pensando en los niños y niñas, en sus sentimientos y necesidades? ”. Concluye Arianna Bürli, de CIPAL.

(67 Posts)