CIPAL SE DESPIDE

En 2006 un grupo de personas que habían elegido vivir en Altea y en Altea la Vella, indignados por el urbanismo salvaje, que destrozaba nuestro paisaje, deciden constituirse como partido político para desde el compromiso y el trabajo, tener capacidad de mejorar la situación.
14 años después, echamos la vista atrás y tod@s nos sentimos profundamente satisfech@s de los muchos logros conseguidos, tanto desde la responsabilidad del gobierno local, como en la oposición.
Todo el Equipo de Cipal, desde sus concejales pasando por tod@s sus colaboradores y soci@s, hemos demostrado que se puede hacer política honesta, centrada en el bien común, por encima de ideologías, por encima de la frontera de izquierdas y derechas. Las propuestas, vengan de donde vengan, si mejoran la calidad de vida de las personas, son inclusivas, respetan el medio ambiente y están abiertas a la participación, merecen ser apoyadas.
Así conseguimos rehacer la normativa urbanística de los 14 planes parciales de la Sierra, para acabar con los abusos del territorio. La recuperación del casi perdido Molino de los Moros y el único patrimonio de la Humanidad de nuestro pueblo “La Cueva del Vicario”. Señalizar todos los caminos de las partidas rurales, recuperar para el disfrute de tod@s la margen izquierda de la desembocadura y quitar la gravera en la derecha, plantando chopos para las futuras fiestas del Arbret. Gracias a Cipal disfrutamos de 150 huertos urbanos, el servicio público de bicicletas (ahora desaparecido), de cientos de plazas de aparcamiento cerca de Palau, en el plan parcial de Bellas Artes, negociando con la Universidad después de años de incomunicación. También Cipal consiguió protección para el casco antiguo con el reconocimiento de que es un Bien de Interés Cultural. Hizo realidad la participación ciudadana, con normativa específica, los presupuestos participativos, especialmente en educación. Creó la colección de libros de temática alteana “la LLuna en un Cove”, para que las generaciones futuras aprecien nuestro patrimonio, nuestras formas de organizar los bienes comunes como el agua y la tradición musical. Acercó la tecnología a jóvenes y menos jóvenes e incrementó la oferta formativa. Y un sinfín de proyectos más, imposible de enumerar en estas líneas.
Todo gracias a ser un partido local, sin ataduras, sin peajes, sin ambiciones políticas personales, sólo por amor a Altea y a todas sus gentes. Precisamente por eso en estos momentos hemos decidido echar el cierre, porque no encontramos quien renueve el compromiso de los que hemos decidido continuar con nuestras vidas fuera del servicio público. El resto de partidos institucionales siempre estarán obligados a presentar una lista, porque el partido está por encima de las personas, en Cipal no. Somos una gran familia, hemos forjado grandes amistades que perdurarán más allá de Cipal.
Siguiendo el mandato estatutario, Cipal donará todos sus bienes y dinero a asociaciones alteanas sin ánimo de lucro, reconocidas por su labor social: material audiovisual e informático, así como 3500€ a Corazón Exprés, 1500€ a Somos Gos y 1000€ a BigAtos.
Finalmente agradecemos la confianza de tod@s los que han creído en Cipal, de todos los que nos habéis ayudado de una forma o de otra y en especial queremos recordar a los que hemos perdido por el camino como Loli, Martin o el Dr. Perulles, que seguirán en nuestros corazones.

  • 768
  • 0
  • Share

(153 Posts)